Soltar ataduras a conceptos y abrir el corazón

figures-1690782_1920

Imagen de Alexas_Fotos en Pixabay

 

La mente no perdona, justifica.

El corazón tampoco perdona, porque no necesita hacerlo. Sabe que todo tiene un propósito y por lo tanto comprende.

Perdonar es comprender. Pero si se comprende desde el comienzo, no se encuentra qué necesita ser perdonado.

La unidad e interdependencia de todo significa que no hay nadie más culpable que nadie.

Somos cocreadores y desde ahí no hay diferentes partes que puedan juzgarse unas a otras como inocentes o culpables.

Todos tenemos responsabilidad en las acciones de todos. La separación es ilusoria.

La que cree que hay que perdonar es la mente, que tiende a la dualidad.

En cambio, observar con el corazón.

Soltar ataduras a conceptos y abrir el corazón, para recibir. Y para dar.

No hay mucho más.

Conectar con el momento presente desde la entrega, confianza y amor.

Todo lo demás es una pérdida de tiempo y un desvío del camino.

 

Publicado por Patricia en calidad de mensajera, nomás.