Reiki: un poco de explicación

Tiempo de una sesión: El pasaje de energía en sí lleva unos 45 minutos, pero la sesión se extiende un poco más, por lo que hay que contar con una hora y media, aproximadamente. Algunas veces un poco más todavía.

Ropa: Es recomendable venir a la sesión con ropa cómoda y traer un par de medias abrigadas (aunque sea verano). Esto último es porque es común que el reiki le dé sensación general de frío a la persona que lo recibe. (Y, supongo que por compensación, yo siento mucho calor).

Comida/bebida: Conviene no venir a la sesión de reiki recién almorzado. Y conviene que un par de días antes y un par de días después se aumente la ingesta de agua.

Cómo es: Si no hay inconvenientes físicos, la persona que viene a recibir reiki se acuesta boca arriba en la camilla. Yo pido permiso a los guías espirituales de la persona que va a recibir reiki y pido que lo que reciba la persona sea solo aquello que sea bueno para ella y me ofrezco como canal energético. Esto quiere decir que no es mi energía la que le pasa a la persona. Yo me ofrezco para que la energía reiki, la energía sanadora universal, pase a través mío directo a la persona. Por esta razón puede pasar que alguien me diga, como me dijeron hoy: “por momento no parecía que fueras tú”. Luego de pedir los permisos correspondientes, apoyo mis manos con suavidad en diferentes posiciones, durante aproximadamente 3 minutos cada vez, y transmito la energía reiki. Luego le pido a la persona que se dé vuelta y hago lo mismo con la persona en la posición de espalda. Finalmente vuelve a colocarse de frente y se pasa reiki en otras posiciones.

Hay personas que no desean ser tocadas. En esos casos el reiki se transmite con las manos a unos centímetros del cuerpo, sin tocarlo.

Qué se siente: Rara vez hay dos sesiones de reiki iguales, ya sea entre personas diferentes o para una misma persona. Sea lo que sea que suceda en la sesión, es aquello que la persona está necesitando en ese momento. Puede parecer que no sucede nada, puede uno perder contacto con esta realidad física y sentirse entrar en un sueño “diferente”, etc. Es bastante común que se destraben bloqueos y la persona sienta deseos de llorar, o de toser, etc. La persona se permite que esas expresiones corporales sucedan según la necesidad del momento.

También puede suceder que la persona no sienta casi nada pero la energía reiki siempre tiene sus efectos, inmediatos o no.

Cuál es la mejor actitud: La apertura. Estar receptivo y entregarse a un momento para uno mismo, para el bien personal.

04 de marzo de 2016

Anuncios