¿Cómo me relaciono con el pasado, presente y futuro?

Sin ingresar en el terreno de las nuevas teorías acerca de la no linealidad del tiempo, pero observando desde la experiencia el modo de relacionamiento que tenemos con el pasado, con el presente y con el futuro, propongo que nos cuestionemos un poco.

Recordando la gran enseñanza de Buda de que el sufrimiento es causado por el apego y la aversión:
¿A qué del pasado y del futuro me apego y a qué le tengo aversión?
¿A qué del presente me apego y a qué le tengo aversión?

Recordando que si me siento víctima, no asumo mi responsabilidad y tengo menos posibilidades de incidir en una situación:
¿Soy víctima o soy responsable del pasado, del presente y del futuro?

Teniendo en cuenta que la vida está transcurriendo (lineal o esféricamente está transcurriendo)
¿Aquí y ahora tengo el foco de mi atención en el pasado, en el presente o en el futuro?

¿Cómo interpreto el pasado desde mi presente?
¿Cómo interpreto el presente desde mi presente?
¿Cómo interpreto el futuro desde mi presente?

¿Cómo me relaciono con todo aquello en lo que no focalizo mi atención pero lo “veo por el rabillo del ojo”?
¿Siento apego o aversión por ese trasfondo en el que no focalizo?
¿Cuánto está incidiendo ese trasfondo borroso en aquello en lo que focalizo la atención?
¿Qué hago con eso?

¿Cuál es ese trasfondo que veo por el rabillo del ojo?
¿El pasado?
¿El futuro?
¿O el presente?

Hoy mi día comenzó con una cita de Sergi Torres, que fue la que disparó una indagación que derivó hacia aquí. La cita, probablemente tomada por mí de alguna de sus conferencias, es la siguiente:

“Desde la conciencia soy libre de interpretar al pasado de cualquier manera.
Ya no necesito interpretarlo solo a través de mi sufrimiento.
Puedo interpretarlo a través de mi libertad.
¿Te imaginas interpretar tu pasado a través de tu libertad presente?
Nunca serías el efecto de tu pasado.
Siempre serías el efecto de tu libertad presente.”

Si bien hay unas cuantas conclusiones emergiendo, hoy prefiero dejarles las preguntas y ninguna respuesta.

Abrazos,
Patricia

Entrada escrita el 10 de agosto de 2020